Siguenos en:
Facebook Twitter

Almacenaje: Definición

de Sven Crone (Experto para el canal de distribución y la logística)

La palabra almacenaje y almacén son comúnmente utilizadas en el área de la logística, se refieren principalmente a guardar y proteger mercancías que no serán transportadas pronto ni requieren movimiento en un tiempo.

La logística utiliza el almacenaje por muchas razones, por ejemplo mejorar el servicio al cliente ofreciendo los productos en cada punto de venta o simplemente para acercarlos a los puntos de consumo.

Para el almacenaje, la logística es aplicada en la elección geográfica de los almacenes y el uso correcto de los tipos almacenes para que cumplan los objetivos de la organización, su equipamiento y capacidad.

En específico, un almacén es un lugar físico que se utiliza para guardar bienes o productos, puede ser una estructura sencilla o lugares con altos niveles de automatización.

El uso de almacenes en la cadena de suministro es de suma importancia para garantizar que el producto llegue a su destino final. Los almacenes son una herramienta clave para todo tipo de agentes económicos e industrias por lo que su mantenimiento y uso es de gran importancia. En la actualidad, se usan diferentes técnicas para controlar un almacén como el uso de racks para clasificar componentes o la administración de inventarios para conocer la posición exacta del almacén y su contenido.

En los almacenes se guardan todo tipo de productos, desde materia primas hasta productos terminados, los grandes almacenes requieren de la administración de un inventario que controle y monitoree su flujo. Es importante, considerar que los almacenes son manejados por cuatro procesos diferentes: recepción, colocación, preparación y emisión.

Los almacenes era usados con gran frecuencia hace algunos años ya que cumplían con el equilibrio de la oferta y la demanda sin embargo su uso ha declinado poco a poco debido a la implementación de la técnica de “Just in Time”, en general la técnica descarta el uso de almacenes para suplementarlo con la producción coordinada con los pedidos del cliente.